Routers Mesh: facilidad de configuración y velocidades más altas

Los routers Mesh funcionan de la misma forma que los modelos convencionales. El diferencial es que estos aparatos trabajan juntos, siendo vendidos siempre en kits de dos, tres o incluso más dispositivos. La red creada por ellos es expansiva y funciona en una especie de ramas, cambiando de unidad de acuerdo a la distancia y buscando siempre la mejor señal. Este cambio ocurre de forma automática: los propios routers Mesh analizan qué aparato tiene mejor calidad de acceso, teniendo en cuenta también la demanda en cada uno.

El principal problema de estos sistemas es el precio, que sigue siendo relativamente alto en Latinoamérica. Además, la red puede sufrir inestabilidad en lugares con muchas barreras físicas, generando inestabilidad.

Repetidores: menor costo y menor rendimiento

Repetidores, como su nombre indica, son dispositivos que capturan y transmiten la señal de un router ya instalado, lo que aumenta el alcance de la red. Por lo tanto, el aparato es un extensor de señal, y no crea una conexión propia con Internet. Un punto positivo es el precio, ya que es posible encontrar modelos a partir de US$ 15.

En cambio, la replicación de señal puede ser problemática, ya que las ondas se enfrentan a obstáculos no sólo para llegar al dispositivo en sí, sino también para seguir hasta los aparatos conectados. Hay modelos que funcionan desde un cable Ethernet conectado directamente en el router, lo que puede seguir siendo un problema en casas más grandes, por ejemplo.

Las velocidades de conexión también suelen ser más modestas con respecto a otras soluciones, además del alcance, más bajo.

Powerline: una opción interesante para escenarios específicos

El powerline, así como los repetidores, replica la señal creada por un router ya instalado. La diferencia es que estos dispositivos hacen la transmisión de señal a través de la red eléctrica de la casa, siendo posible conectar aparatos por medio de cable directamente en la toma. Otra posibilidad es tener un punto de acceso inalámbrico en otra parte de la casa sin el riesgo de pérdida de señal debido a obstáculos físicos.

Es importante recordar que, por ser un tipo de retransmisión de señal que depende de la red eléctrica, es importante que la misma esté bien conservada; de lo contrario, la conexión pierde fuerza.

Elegir la mejor opción

Para saber el modelo ideal para usted, son necesarias algunas observaciones. En primer lugar, el tipo de ambiente. Casas grandes, con mucho espacio abierto y pocas barreras físicas pueden ser ideales para la instalación de una red Mesh, para alcanzar todos los puntos del inmueble. Ya en espacios más pequeños y con muchos obstáculos puede ser interesante optar por un powerline, siempre que el cableado eléctrico esté al día. Los repetidores son ideales para ambientes medios y sin muchas paredes, ya que las ondas tienen mayor libertad para llegar al dispositivo desde el router.

 

Es importante tener en cuenta que estas evaluaciones no son determinantes, pero pueden ayudar a la hora de elegir el producto adecuado para su casa u oficina. Una red Mesh puede funcionar muy bien en espacios más pequeños, justamente por su alcance y velocidades más grandes, pero puede ir más allá de lo necesario. De la misma forma que los repetidores y los kits de powerline pueden funcionar en edificios grandes, pero para áreas específicas, teniendo en cuenta el espectro más limitado.